La filosofía institucional estará enmarcada en lo establecido en el Plan de Desarrollo Educativo de   ANEP 2020-2024 (ANEP, 2020) y en el Plan de Desarrollo Educativo de la Dirección General de Educación Inicial y Primaria 2020-2024, teniendo presente los siguientes principios que sustentan las   acciones formativas:

  • Calidad- Edwards (1991, en CEIP, 2016, pp.14-15), indica que el concepto de calidad es un significante y no un significado. En este sentido la calidad es un valor que requiere definirse en cada situación y no puede entenderse como un valor absoluto. Opertti (2018) señala que calidad significa atender a “múltiples combinaciones de condiciones e insumos en propuestas institucionales, curriculares, pedagógicas y docentes que enlazan el para qué y en qué educar y aprender con el cómo, cuándo y dónde de hacerlo”.
  • Integralidad- Este principio se relaciona con la educación del ser humano en todas y en cada una de sus dimensiones. En tal sentido Morin y Girard (2001) plantean que, mientras los conocimientos son cada vez más especializados y fragmentados, los problemas a los que se enfrenta, son cada vez más complejos y globales (CEIP, 2016). El IFS tiene el compromiso de adecuar su propuesta formativa para funcionarios de la educación con actitudes reflexivas y adaptadas a las demandas de los estudiantes del Siglo XXI.
  • Inclusión- El principio de Inclusión implica entender las diferencias y asumir las diversidades individuales, culturales, de grupos y de género como oportunidades y no como obstáculos, para lograr más y mejores aprendizajes. La Educación inclusiva implica la simbiosis entre inclusión social y educativa. La DGEIP garantizará que equidad y calidad se aúnen, lo que requiere recursos humanos comprensivos, reflexivos y comprometidos.
  • Participación- Propiciar la participación en los centros educativos implica la construcción de espacios para que la opinión de los distintos actores pueda incidir en la toma de decisiones respecto a la vida institucional (INEEd, 2018b). En estas prácticas cotidianas se generan oportunidades para la participación genuina, con cierto potencial de influencia, facilitando la capacidad de todos los actores educativos para transformar o modificar características estructurales o de funcionamiento del centro educativo y para incidir en la solución de problemas reales (INEEd, 2018, p.3).

Así mismo, desde el IFS se definen valores que estarán presentes en todas las acciones que se desarrollen. Dentro de los mismos se destacan:

Los mismos serán trabajados en todas las propuestas, en tanto que se considera que los destinatarios de las acciones formativas del IFS, deben sentir el significado simbólico humano y cultural, de los valores tradicionales de la institucionalidad educativa nacional.