Los 19 departamentos del país abrieron sus aulas, lugares educativos por excelencia donde ocurren los aprendizajes vinculados a lo pedagógico, lo afectivo y lo lúdico recreativo, a pesar del contexto de pandemia. Como dato a destacar: las escuelas rurales alcanzaron el 93 por ciento de la presencialidad.

Este lunes primero de marzo comenzó un nuevo año lectivo con el objetivo de ir hacia la presencialidad plena, atendiendo la situación sanitaria, las posibilidades edilicias y las particularidades de cada nivel educativo.

Según los datos manejados por la ANEP, la presencialidad plena en las escuelas creció de un 29% el año pasado a un 87% este año. En el primer día de clases, el 65% de jardines y escuelas comenzaron con una presencialidad total, y considerando las rurales, se llegó al 93%.

Las escuelas rurales fueron las primeras en retomar las clases en las aulas en abril del 2020 -en pleno inicio de la pandemia por COVID-19- con resultados muy exitosos. Más allá de la alegría del reencuentro entre los niños, las familias, los docentes y auxiliares luego de las vacaciones, las escuelas rurales resurgen cada año como el mojón educativo y el lugar de confluencia social en cada una de sus comunidades.

Para mencionar algunos ejemplos de matrícula y asistencia, compartimos el caso de dos departamentos: 96 escuelas de Lavalleja abrieron sus puertas para recibir a los 5917 escolares, de las cuales, el 84% volvieron con la modalidad de presencialidad plena, y el 16% lo hicieron en modalidad de presencialidad plena con horario reducido. Por su parte, en Rocha, volvieron a clases las 80 escuelas públicas, recibiendo a 5831 escolares. El 96% de las escuelas regresaron con la modalidad de presencialidad plena y sólo un 4% lo hizo con presencialidad reducida.

Artigas

Durazno

Lavalleja

Rocha