El jueves 2 de setiembre, la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación declaró Monumento Histórico al Grupo Escolar de la Unión, conocido como Escuela Sanguinetti.

El complejo que ya tiene 95 años se inauguró el 22 de noviembre de 1925 y es el resultado de la donación de Felipe Sanguinetti. La construcción tenía como idea inicial la realización de dos escuelas; una para niñas y otra para varones - que conformaran un conjunto único.

En la ceremonia de inauguración, el delegado del Consejo Nacional de Administración, Carlos María Prando, resaltó la importancia de la contribución de Felipe Sanguinetti de dos magníficos edificios "construidos dentro de las exigencias modernas que tienden a darle a la escuela un ambiente de luz, aeración, de amplitud tal que puede provocar en la niñez la sugestión de un ambiente amable”.

El bien fue declarado de interés departamental en 1995. La ceremonia como Monumento Histórico Nacional se iba a realizar a fines del año pasado, pero la situación sanitaria lo impidió.

El encuentro convocó a familiares de la familia Sanguinetti, alumnos y docentes de los tres Centros que forman parte del Complejo educativo (Esc. N°19, N°20, N°76 y centro de adultos N°5).

Tres alumnos, caracterizados de época, representaron un diálogo entre quien fuera Felipe Sanguinetti y vecinas de la zona.

Quien hizo uso de la palabra, en primer lugar, fue el director general de la Comisión de Patrimonio, William Rey Ashfield. Continuó la directora general de la DGEIP, Graciela Fabeyro, quien se refirió a las escuelas alojadas en el lugar “que están abocadas en su proyecto institucional a la recuperación de la identidad como huella que marca horizontes”.

Posteriormente, el presidente de CODICEN de la ANEP, Robert Silva, agradeció el reconocimiento a “este edificio emblemático de la Educación Pública, parte del acervo histórico del Uruguay”.

Finalizó el ministro de Educación y Cultura, Pablo da Silveira, quien resaltó: “estamos homenajeando además de a un hombre, al país que éramos hace un siglo cuando este complejo estaba en construcción. Un país abierto a la inmigración, que brinda oportunidades. Este pasado nos marca cuál es el rumbo a seguir”.

La maestra directora de la Escuela N°20, Marinela Díaz, a pocos días de su jubilación, se mostró emocionada y orgullosa por culminar su función con este evento tan importante. “Hoy ha sido un día muy especial para mí, porque en breve culmino mi carrera que comenzó en el año 1986. Fue un gran desafío poder recuperar toda la trayectoria que tenía el Centro en el barrio de la Unión. Ser parte de esta huella es muy emocionante”.