Programa de Maestros Comunitarios

Juan C. Gómez 1314, Montevideo. Uruguay. Segundo piso en Inspección Técnica

(598) 1876 int. 2212

091767780

pmcprograma@gmail.com


Desde la coordinación de PMC

“Transformar la escuela para hacerla emocionalmente significativa e intelectualmente desafiante” (Pinto 2018), es tarea de todos, porque nuestras infancias no admiten demora.

Repensar las instituciones en la actualidad nos convoca hoy más que nunca a la conformación de equipos de trabajo sólidos, comprometidos y por sobre todo, fuertes y convencidamente unidos.

Frente a las adversidades, incertidumbres e inestabilidades, que hemos vivido en el año 2020, ofrecer a los colectivos docentes y a las comunidades educativas, la idea de “CUERPO”, es un imperativo.

En medio de estos cambios tan vertiginosos, donde lo que parecía seguro, firme y estable, de un momento a otro, dejó de serlo, pensar en nuevos y posibles escenarios supone, analizar las realidades y cada contexto, inter y extra institucional, con sus fortalezas y sus limitaciones, sus rasgos identitarios, que hacen de esos contextos, espacios únicos y especiales.

En tal sentido la tarea del Maestro Comunitario es relevante. Si nos remitimos al sentido literario: “lo comunitario, es lo que pertenece a quienes tienen algo en común…. que crea en ellos un vínculo que los identifica y traza objetivos comunes. Una comunidad crea lazos fuertes entre sus miembros y vínculos solidarios, especialmente con aquellos que menos poseen.” Hoy más que nunca es necesario analizar qué pasa con los estudiantes en las instituciones y qué pasa con ellos fuera de ella; no es posible suponer que conocemos a ese niño, niña o adolescente si tenemos una mirada parcial de lo que siente, piensa y vive. Para ello, la posibilidad de ingresar a su mundo, a su contexto, a su universo familiar, se vuelve imprescindible. El estudiante que llega a nuestros escuelas; ¿tiene en su hogar un referente? ¿Quién ocupa ese lugar? Esa persona, que es así valorada por ese niño, ¿en qué sentido es un referente? Dentro de la institución, ¿cómo se socializa esa información?. Seguramente, esta mirada compartida es lo que dará la oportunidad de ver a ese niño, niña o adolescente en su totalidad en forma íntegra y no parcializada.

La experiencia ha demostrado que el trabajo interáreas, el compartir las apreciaciones y el conocimiento que diferentes actores proporcionen sobre ese estudiante, así como las coordinaciones en los diferentes territorios, entre Referentes del Programa de Maestros Comunitarios, es lo que ha causado mayor impacto. Porque todos los maestros cualquiera sea el rol que desempeñemos, tenemos como principal compromiso, que todos y cada uno de nuestros estudiantes y sus familias encuentren en la escuela el lugar donde es posible generar el cambio.

Maestra Inspectora Stella Vallarino
Coordinadora del Programa Maestros Comunitarios